Si bien la metodología SCRUM es de fácil ejecución y seguimiento una vez que logra implementarse como parte del desarrollo de proyectos o de la cultura empresarial, es en sus inicios cuando se presentan los errores que hacen desistir de su implementación. Incluso, durante sus primeras fases de ejecución, la metodología ágil es propensa a presentar fallas. Zoraida Ceballos de Mariño, seguidora de planificación de proyectos, los enumera los errores más frecuentes de la implementación del SCRUM para evitar caer en ellos.

En los inicios

  1. Creer que solo funciona para grandes empresas o statups.
  2. Creer que no es necesario generar las condiciones para iniciar la implementación del SCRUM.
  3. No tomar en serio o no tener claros los principios del SCRUM.
  4. Equipo de desarrollo conformado solo por desarrolladores.
  5. Falta de asignación de tareas individuales.
  6. Ausencia del sprint goal.
  7. Exceso de planificación o de work in progress.

Durante las primeras fases de ejecución

  1. Un Product Owner desentendido del proyecto.
  2. Un product backlog confuso o incompleto.
  3. Comunicarse solo a través del SCRUM Master o un SCRUM Master que trabaje como Project Manager.
  4. Un daily SCRUM sin pautas, expectativas ni foco.
  5. No realizar las reuniones de retrospectivas.
  6. No considerar el valor de los profesionales por encima de los procesos y herramientas.
  7. Querer sistematizar y automatizar todos los procesos.

Cabe destacar: cada sprint es un nuevo inicio, de manera que cada fase de ejecución puede presentar las fallas propias de los inicios del proyecto.

En cualquier fase

  1. No actualizar la burdown chart.
  2. Alargar los daily SCRUM.
  3. Basar las decisiones en suposiciones.
  4. Permitir que persistan los errores y los impedimentos para ser atendidos en otra fase.
  5. Abandonos, cambios frecuentes o nuevas incorporaciones en el SCRUM Team.
  6. Trazar entregas considerando el tiempo por encima de las tareas.
  7. Olvidar las experiencias recogidas en fases anteriores.