Es bien sabido que la metodología SCRUM se basa en el empirismo pero, ¿qué quiere decir esto y qué se logra con un método de desarrollo empíricoZoraida Ceballos de Mariño, seguidora de planificación de proyectos, lo explica.

Al ser una metodología ágil, en el SCRUM se toman las decisiones basadas en la información concreta obtenida tras la elaboración, prueba y desarrollo de la muestra, es decir, la experimentación es la única vía para validar una hipótesis y ofrecer resultados, y no las suposiciones o proyecciones propias del método con enfoque predictivo. Esto es empirismo y para el SCRUM representa mucho más que una teoría filosófica. Es un método que les permite ganar eficiencia y eficacia:

  1. Alinea el trabajo en función de los objetivos, prioridades y necesidades.
  2. Ofrece información real sobre el avance de los procesos.
  3. Evidencia los impedimentos reales.
  4. Permite solventar, aprender y mejorar a partir de errores anteriores de manera inmediata y permanente, es decir, en tiempo real.
  5. Evita la repetición de acciones que conducen a retrasos o errores.
  1. Mejora la predictibilidad y así, el control de riesgos.
  2. Optimiza los procesos de adaptación ante el cambio de condiciones, variables e incertidumbres. Esto es: control de la realidad.
  3. Potencia la capacidad y la forma de trabajo del equipo de desarrollo.
  4. Mantiene la transparencia de los procesos en cada una de las iteraciones.
  5. Ofrece mayor impacto en los objetivos.

Gracias a este método de desarrollo, la planificación se lleva a cabo con la certeza de que realidad es cambiante, de manera que no se compromete la calidad de los procesos sin que esto signifique la pérdida de la agilidad y transformación. El empirismo como método de control asegura entonces que el conocimiento procede de la experiencia y las decisiones de lo que ya se conoce.