¿Metodología SCRUM para la vida diaria? Si, así como lo escuchas. La metodología SCRUM no se restringe solamente al campo de la informática y los procesos empresariales, sino que podemos aprovechar sus valores para dirigir nuestra rutina de manera exitosa. Sin la necesidad de realizar un curso intensivo de tecnología.

Zoraida Ceballos de Mariño - Scrum

¿Cómo nos ayuda la metodología SCRUM?

Este tipo de metodología informática fue precisamente diseñada para optimizar todos los procesos de software para la gestión de proyectos en pasos simples pero efectivos y lo más importante, de la forma más ordenada posible, aprovechando al máximo los recursos que se tienen. Trayendo como resultado, el poder desarrollar las tareas de una forma más limpia y ágil.

Y ¿De qué forma podemos aplicarlo? Pues siguiendo las reglas del SCRUM

  1. Simplificación

La regla madre del SCRUM: No compliques lo que puede ser sencillo de hacer, es decir, hacer las cosas de la forma más directa posible, en lugar de “darles la vuelta”. Incluso si esta no es la más ideal, podemos adaptarla y mejorarla hasta la perfección.

2. Poco a poco

 Es preferible hacer una tarea a la perfección así nos tome tiempo, que varias tareas complicadas que seguramente dejaremos a medias. Es mejor realizar una tarea a la vez, además llevar varias tareas en paralelo, aumentan las posibilidades de cometer errores o tardar más de lo esperado.

3. Planificación de metas cortas

 Las metas cortas son excelentes para llevar las tareas paso a paso con éxito, sin saturarnos o estresarnos. Por cada meta corta que cumplamos con éxito, hay mayor motivación a realizar tareas más complicadas o fijar objetivos a largo plazo, sin llegar a abandonarlos.

Zoraida Ceballos de Mariño - Scrum

4. Divide y vencerás

 Esto es ideal cuando un proyecto al que nos enfrentamos nos causa ansiedad por lograrlo, bien sea porque es complicado o porque es nuestra primera vez. Una forma de vencer este miedo es dividir el proyecto en varias subtareas, desglosar cada necesidad o paso para completarlo de forma satisfactoria y de esa forma cumplir con todo el proyecto.

5. Registra tus logros

 Esto puede sonar algo obsesivo, pero el llevar un registro de los objetivos logrados, es la forma más ideal para reforzar alguna debilidad o comprobar nuestros progresos. Además, el visualizar nuestras metas logradas es un buen refuerzo para continuar.

6. Límite

 Es importante que una tarea o proyecto no consuma todo nuestro día, es importante de igual forma distraernos y relajarnos fuera de ese trabajo. Por ello, es importante colocar un límite de tiempo diario para cada tarea diaria y evitar que esta se vuelva una carga, esto también ayuda a aprovechar y optimizar el tiempo para concentrarnos en cada paso.

7. Adaptaciones

 Las adaptaciones al cambio no deben verse como una molestia, sino como una oportunidad de mejorar, aprovechar todas las ventajas con las que contamos, el entorno, las personas, las tendencias y las herramientas de la actualidad para mejorar nuestros proyectos. 

¿Te atreverías a aplicarlo? Infórmate y toma riesgos que pueden ayudarte a optimizar tu vida.