Frente a los lentos, impredecibles y resultados poco atractivos del método en cascada y de los diagramas de Gantt para el desarrollo de softwareJeff Sutherland y Ken Schwaber crearon la metodología SCRUM. Hoy, este método ágil no solo se emplea para la creación informática propia de la industria tecnológica, sino para gerencia de proyectos. Zoraida Ceballos de Mariño, seguidora de planificación de proyectos, explica las 10 claves de la guía SCRUM. El nuevo y revolucionario modelo organizativo que cambiará tu vida.

  1. Una metodología que se autocorrige: inspección, adaptación y autorendimiento es lo que le permite ganar agilidad para estar en línea con el sistema evolutivo de la tecnología.
  2. Un método que sirve para todo: para la creación de un producto hasta transformar el funcionamiento de una compañía.
  3. Un sistema de innovación: no solo gerencia procesos, instaura un nuevo esquema de reflexión, creación, planificación, disciplina y pensamiento.
  4. Equipos trascendentes: son distintos, autónomos y multidiciplinarios.
  5. Crea productos demostrables: genera versiones operativas en ciclos cortos.
  6. Elimina los errores a tiempo: el método contempla feedbacks
  7. No desperdicia nada: recursos, esfuerzos y tiempo están enfocados en atender las prioridades de la creación del producto o servicio.
  8. No está dirigido a programadores: sino a clientes y a todos los implicados con el desarrollo y uso del producto o servicio.
  9. Es una idea sencilla de implementar y seguir: se concentra en reducir los tiempos, los esfuerzos y los impedimentos.
  10. Es un modelo de vida: es práctica, atención y esfuerzo para la mejora permanente.

Dadas a estas claves, no sorprende que hoy el SCRUM sea el método preferido por las empresas de Silicon Valley, así como de las empresas japonesas. La sistematización de este método es cada vez más extendida en el resto de mundo, tanto en compañías consolidadas que buscan actualizarse frente a nuevos retos, así como en las startups, pues el SCRUM permite el alcance real de objetivos reales, así como mejorar mucho más aun cuando los resultados ya sean satisfactorios.